La música en la construcción de la identidad uruguaya: Reflexiones en ocasión del Bicentenario del proceso de emancipación nacional

El aporte de Tomás Giribaldi en la construcción de la identidad uruguaya
 
El caso de Tomás Giribaldi se puede apreciar con dos óperas: La Parisina (1878) y Manfredi di Svevia (1882).  El impacto que produjo en el Uruguay el estreno de La Parisina de Giribaldi el 14 de septiembre de 1874 en el Teatro Solís fue registrado ampliamente por la prensa. Para ilustrar la magnitud del reconocimiento que logró Giribaldi con el estreno de su primera ópera existen varios artículos periodísticos que muestran como la música de este compositor uruguayo aportó a la cultura nacional y promovió sentimientos de pertenencia a una nación. Un artículo publicado por La Nación de Montevideo reconoce con satisfacción el florecimiento de las artes uruguayas y equipara la figura del compositor musical, en este caso Tomás Giribaldi, a la reconocida figura de Juan Manuel Blanes en la pintura:10
 
    . . .
Juzgamos que [el estreno de La Parisina] se trata de un verdadero acontecimiento, tanto más notable, cuanto que él atañe directamente a nuestro orgullo nacional, porque en el número de nuestras artes nacientes, coloca al lado del inspirado pintor Blanes el nombre de un compositor de esperanzas que, lleno de vida y de talento, alcanzará tal vez un día a ver ceñida su frente con una corona de gloria conquistada por la inteligencia y por el genio.

Desde hoy la República Oriental, patria del primer pintor sud-americano, inscribirá con la más legítima satisfacción en el templo de las artes nacionales el nombre de Tomás Giribaldi, destinado a engrandecerla con su talento musical y a honrarla en todas partes con sus brillantes composiciones.
. . .
 
Tomás Giribaldi

El cronista de La Colonia Española también reconoce la primera ópera uruguaya como una obra que señala el progreso del arte nacional. Además la integra a un conjunto de manifestaciones artísticas locales iniciada, en su opinión, con el cuadro El Juramento de los Treinta y Tres Orientales de Juan Manuel Blanes.11Este cronista de La Colonia Española trasciende en sus conceptos las fronteras de la cultura nacional invocando la producción artística uruguaya en el contexto sudamericano. Su apreciación pone de manifiesto el ideal romántico de integración de las artes e ilustra el impulso que tuvieron las artes uruguayas en la última cuarta parte del siglo XIX:12
 
  . . .
Parisina es, en cierto modo, la segunda parte del famoso y celebrado cuadro El Juramento de los treinta y tres; es la Música dando un estrecho y fraternal abrazo a la Pintura; es la lira de Orfeo entonando alegres cánticos en honor de Apolo; es Tomás Giribaldi acudiendo presuroso al llamamiento de Blanes, hijos ambos del suelo oriental, genios que lanzan su gigantesco vuelo arrullados por las auras del Plata, como para demostrar el adelanto de un pueblo joven en la senda del porvenir.

La América del Sud atraviesa actualmente un período que bien pudiéramos llamar Renacimiento.

Entregada, desde largos años, a la vida lánguida del pastoreo y de la agricultura; adormecida sobre sus conquistados e indisputables laureles; ensangrentada por continuo batallar, el arte y la ciencia yacían en apacible sueño, aguardando tranquilos la hora de su regeneración.
 
La pintura, la música, la escultura, la filosofía y las ciencias naturales, han ido encontrando, poco a poco, entusiastas y dignos representantes, cuyos nombres pasarían a las venideras generaciones coronadas de gloria.
 
Un chileno ilustre labra la estatua de Caupolicán, y su obra es saludada con aplauso unánime en ambos mundos; Carlos Gómez, amamantado en las vírgenes selvas de Brasil, bañado por el fuego abrasador de los trópicos y educado en Italia, nos revela con el Guaraní, la existencia de un genio poderoso; Blanes, el maestro de la pintura Sud-Americana, traslada al lienzo, con vivificante colorido, escenas patrióticas de la Independencia, y un grito de admiración acoge sus producciones; el argentino Moreno hácese notable por sus exploraciones en la Patagonia; hoy es Tomás Giribaldi, el postrer eslabón de esa corta pero deslumbrante cadena de artistas, quien atrae sobre su nombre el pensamiento de toda América, como atraerá mañana el sincero elogio de la Europa culta.

La América del Sud tiene, de hoy más, un nuevo timbre de gloria que añadir a los muchos que orlan ya su sien de matrona.
. . .


Otro de los cronistas que en 1878 se ocupó del estreno de La Parisina de Giribaldi firmaba sus reseñas con el seudónimo “Gemelos” en las páginas de El Ferro-Carril. Además de los sentimientos de patriotismo, también se puede reconocer en sus aportes una conciencia latinoamericanista evocada a través de figuras representativas de la música europea y la música sudamericana:13
 
    . . .
Nosotros felicitamos de corazón al autor [Tomás Giribaldi] a quien ya el porvenir le señala días de gloria para él y para la patria que lo vio nacer.
Si la Italia tiene un Verdi, la España un Barbieri, la Alemania un Weber, ya era tiempo que en la América del Sud, aparecieran entre las celebridades musicales europeas, un Carlos Gómez de Brasil y un Tomás E. Giribaldi de la tierra de Lavalleja.
¡Salud al laureado autor nacional!
 
Warning: Table './f18112011_drupal/watchdog' is marked as crashed and last (automatic?) repair failed query: INSERT INTO watchdog (uid, type, message, variables, severity, link, location, referer, hostname, timestamp) VALUES (0, 'php', '%message in %file on line %line.', 'a:4:{s:6:\"%error\";s:12:\"user warning\";s:8:\"%message\";s:315:\"Table './f18112011_drupal/sessions' is marked as crashed and last (automatic?) repair failed\nquery: UPDATE sessions SET uid = 0, cache = 0, hostname = '3.238.235.248', session = 'textsize|s:2:\\"75\\";', timestamp = 1713197577 WHERE sid = 'gnf4d15qcf1i3h9t8btqiatk55'\";s:5:\"%file\";s:65:\"/var/www/vhosts/1811-2011.edu.uy/httpdocs/B1/includes/session.inc\";s:5:\"%line\";i:69;}', 3, '', 'https://www.1811-2011.edu.uy/B1/content/la-m%C3%BAsica-en-la-construcci%C3% in /var/www/vhosts/1811-2011.edu.uy/httpdocs/B1/includes/database.mysqli.inc on line 134