El espejo del Centenario. Ciudadanía, nación y fronteras entre lo público y lo privado (1910-1930)

Autor: 
Caetano, Gerardo

El "Partenón" uruguayo.

En medio de aquel contexto histórico tan signado por los debates y la difusión de las ideas de nación y de las prácticas de la política democrática, el Parlamento se erigió también en otro "espejo público" de innegable relevancia. Aunque con una trascendencia cívica ya asentada en las décadas pasadas, durante las décadas del Centenario el Parlamento pudo consolidar y profundizar su prestigio como la "casa de los partidos" y como la institución que expresaba en forma más idónea la pluralidad de voces de la sociedad. En este último sentido, tanto la implantación del principio de la representación proporcional como la elección de legisladores pertenecientes a nuevos partidos (como el P. Socialista o la Unión Cívica) fueron elementos que jugaron un papel muy destacado. Fue así que en aquellos años el Poder Legislativo se convirtió de modo efectivo en la gran "caja de resonancias" de los debates políticos e ideológicos más diversos. Sorprende en verdad la vastedad de los temas e iniciativas que merecieron discusión legislativa por entonces, desde el calendario o la religión hasta el amor, la familia y el honor, entre muchísimos otros.

Un factor que fortaleció sin duda la revigorización simbólica e institucional del Parlamento fue la inauguración del Palacio Legislativo, que no casualmente se produjo nada menos que el 25 de agosto de 1925. Alentada especialmente por el batllismo, a cuyo líder histórico le había correspondido la colocación de la piedra fundamental del edificio el 18 de julio de 1906, la inauguración de esta gran obra pública se realizó en medio de agrias polémicas, centradas en los cuantiosos gastos realizados (alguna prensa nacionalista llegó a llamarlo por eso el "Palacio de Oro") y en la acusación de que la misma había sido utilizada en forma deliberada por el P. Colorado para opacar el significado histórico del centenario de la "fecha blanca" del 25 de agosto. Como el más importante de los muchos "templos laicos" construidos en Montevideo durante el Centenario74, la construcción del Palacio Legislativo formó parte sin duda de toda una fuerte propuesta simbólico-política, orientada a dejar una huella importante y perdurable en los sentimientos de pertenencia cívica de los ciudadanos uruguayos. A este respecto y luego de calificarlo como "la obra más perfecta de arquitectura de América y uno de los monumentos más grandiosos del mundo", en el "Libro del Centenario" se dejaba especial constancia de que su ubicación se encontraba en "el punto más alto de la Avenida Agraciada", de modo que "no obstante tratarse de una construcción de una altura no muy destacada, se divisa desde cualquier vía de tránsito que se mire, desde lo alto de las techumbres, surgiendo por entre el macizo edilicio de la ciudad las cariátides marmóreas de su ático, como guía infalible de su rumbo".75

Esta suerte de "Partenón" montevideano cobraba así una significación espiritual que algunos actores de entonces se esforzaron por resaltar. "... la inauguración del Palacio Legislativo -decía sobre este particular "El Día" al día siguiente de los actos del 25 de agosto de 1925- (...) tiene, por sí misma, significación mayor que el propio acontecimiento histórico que se rememoraba, habida cuenta del exacto valor jurídico y político de éste. (...) En nuestra joven pero ya robusta democracia, (...) todas las magnificencias y todas las bellezas se condensan en el Palacio Legislativo, sede de la representación popular y laboratorio espiritual de donde han de surgir las normas del derecho que (...) deben favorecer el bienestar material y moral del pueblo. (...) Pero además de lo que representa como símbolo (...), el Palacio vale por lo que sugiere, no sólo en el plano del raciocinio, sino también en el de la sensibilidad moral. (...) Y bien: de lo colectivo, la enseñanza puede pasar, con un intenso valor fermentativo, a lo puramente individual. El ejemplo del Palacio, en efecto, puede demostrar a los hombres que no hay empresa, por grande y difícil que aparezca, que no puede acometerse, cuando se obra bajo el impulso acicateador de una noble idealidad. Esta influencia educativa del Palacio, en planos puramente éticos, constituye (...) uno de sus más altos méritos".76

Difícil sería imaginar una mejor definición acerca del significado de un "espejo público" para el ciudadano. La idea de "templo laico" y "palacio de las leyes" remitía a su valor como símbolo moral, que reforzaba la identificación de la sociedad con una comunidad de valores cívicos, cuya influencia debía llegar también al terreno de "la sensibilidad moral" y de "lo puramente individual". En ese período decisivo en que se completaba la configuración originaria de todo un sistema institucional de convicciones, valores, símbolos y relatos cívicos, la "nación" quedaba así asociada de manera muy fuerte para los uruguayos al funcionamiento de las instituciones y del sistema de partidos, a la índole democrático-integrativa del Estado y a la idea misma de "pacto republicano".

Warning: Table './f18112011_drupal/watchdog' is marked as crashed and last (automatic?) repair failed query: INSERT INTO watchdog (uid, type, message, variables, severity, link, location, referer, hostname, timestamp) VALUES (0, 'php', '%message in %file on line %line.', 'a:4:{s:6:\"%error\";s:12:\"user warning\";s:8:\"%message\";s:313:\"Table './f18112011_drupal/sessions' is marked as crashed and last (automatic?) repair failed\nquery: UPDATE sessions SET uid = 0, cache = 0, hostname = '44.201.97.0', session = 'textsize|s:2:\\"75\\";', timestamp = 1713115976 WHERE sid = 'mtc8t37o1fmgo29fk1u2su7ek5'\";s:5:\"%file\";s:65:\"/var/www/vhosts/1811-2011.edu.uy/httpdocs/B1/includes/session.inc\";s:5:\"%line\";i:69;}', 3, '', 'https://www.1811-2011.edu.uy/B1/content/el-espejo-del-centenario-ciudadan%C3% in /var/www/vhosts/1811-2011.edu.uy/httpdocs/B1/includes/database.mysqli.inc on line 134